Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Del cambio en las competencias, el roll del docente y la Universidad del siglo XXI.

Octubre de 2012.

El 12 de octubre de 2012 sale en vivo wedubox.com(ahora como un E2N llamado ZALVADORA), una propuesta donde generadores de contenido y demandantes de conocimiento se encuentran en un espacio virtual, la comunidad de estudiantes tiene la oportunidad de calificar y categorizar el contenido, premiando con regalias incrementadas a los tutores creadores de cursos de calidad de la misma manera que inversionistas y empresas convergen en el mercado bursatil, premiando a las empresas de mejor desempeño (en el largo plazo al menos) con mejores valoraciones.

Hasta hace un par de décadas, un titulo de Maestría en Dirección de Empresas (MBA por su sigla en inglés) de una Universidad calificada representaba una excelente inversión, era un tiquete para duplicar o triplicar el ingreso salarial de un individuo en un tiempo razonable, después de todo las competencias aprendidas eran formulas probadas de manera exitosa por años, y los empleadores buscaban de manera agresiva egresados que garantizaran que sus negocios estuviesen aplicando las mejores y mas recientes prácticas en teoría de negocios, y que mejor vehículo que emplear egresados frescos de las mejores escuelas de negocios del mundo para asegurar ese conocimiento en la organización.

Con el tiempo la universidad se posicionó en ese roll de banco de mejores practicas, donde los estudiantes asimilaban ese bagaje intelectual para posteriormente llevarlo a sus afortunados empleadores quienes gustosamente pagaban sus salarios. En ese contexto, el mejor insumo con que contaba la escuela era su nómina de profesores calificados, la calidad de un maestro se decidía de acuerdo a una cantidad de métricas universalmente aceptadas, cuantas publicaciones ha escrito?, para que medios?, títulos, maestrías, doctorados etc…, pero por ningún lado se encuentra una métrica sobre que tan exitoso es un tutor a la hora de transmitir el conocimiento a su estudiante, que tanto logra que sus pupilos asimilen e interioricen lo que busca enseñarles.

Sin embargo los paradigmas cambian, y más en la era digital, la historia está plagada de actividades que trabajando en su zona de confort, ignoran las nuevas tendencias que a veces pasan desapercibidas, solo para ver sus negocios desaparecer. En los años en que los suizos dominaban la industria de los relojes apareció la posibilidad de medir el tiempo siguiendo las pulsaciones del cuarzo, y frente a la negativa suiza de capitalizar la idea, fue una compañía japonesa llamada Casio quién finalmente aposto por la idea con los resultados que conocemos. Más recientemente las industrias de música, editoriales, y videos, han sufrido las embestidas de alternativas en línea que han puesto su existencia a tambalear a pesar de contar con marcas consolidadas y nombres posicionados, caso Blockbuster, Tower Records, Barnes & Noble etc…

Competencias desconocidas hace tres años se vuelven imprescindibles, un director de mercadeo actual debe entender de optimización de motores de búsqueda (SEO),  manejo de redes sociales, administración de comunidades entre otros, áreas de conocimiento inexistentes hace algunos años, la pregunta es, si los programas de formación en negocios tradicionales resultan adecuados para la respuesta rápida que la realidad demanda. Un profesional de mercadeo que deba entenderse de manera rápida con agencias de medios digitales no puede dedicar meses de su vida a entrenarse, requiere hacerlo en su tiempo libre y de manera práctica.

Si bien siempre existirán áreas básicas, casi inmunes a la innovación, los jugadores que prevalecerán en educación serán los que se ajusten de manera rápida.

El dogma sobre las universidades de elite comienza a cuestionarse, no hace mucho un profesor de Stanford llamado Sebastián Thurn lanzo su primera iniciativa de educación virtual llamada Udacity, allí suministra contenido de los mejores profesores de manera gratuita, en su primer mes consiguió atraer más de 130,000 estudiantes en el mundo entero interesados, más que un nombre de universidad, en competencias específicas de calidad y en aprender a su ritmo, no pasó mucho tiempo antes que las mejores universidades del mundo tomaran nota y lanzaran sus propias iniciativas, MIT, Harvard y Berkley piensan invertir más de 50 MM USD de dólares en su plataforma EdX, y dos académicos de Stanford lanzaron Coursera donde agrupan ya más de 30 universidades que generan y ofrecen contenido de manera gratuita.

La gran mayoría de actividades económicas, (habrá académicos para quienes etiquetar la educación como actividad económica resulte un sacrilegio),  en su génesis son integradas totalmente, en los años 80 IBM absorbía todas las etapas de la industria informática, creaba componentes, los ensamblada, los distribuía y hacia servicio post venta, actualmente es una industria absolutamente modular, fabricantes de procesadores como Intel hacen los componentes, COMPAQ, HP entre otros ensamblan, retailers como Best Buy distribuye y soportes técnicos especializados como Geek Squad garantizan soporte de primera. Probablemente la educación enfrente un panorama similar, habrá quienes basados en su excelente tradición de conocimiento creen contenido, otros jugadores especializados en métodos de enseñanza que se encarguen de transmitirlo, y tal vez entidades de certificación encargadas de acreditar.

Y donde está el dinero?

Si bien la mayoría de estas iniciativas están entregando el material libre de cobros, compañías como Coursera y Udacity han conseguido capital privado y funcionan con un modelo de generación de ingresos, que muy probablemente sea el cobro por certificación.

Al igual que la industria del software en los 80, donde los primeros programadores que creaban aplicaciones lo hacían de manera gratuita, atados al paradigma que aseguraba que la utilidad en el negocio de tecnología de información estaba y estaría por siempre en el hardware, hasta que llego un joven llamado Bill Gates, fundador de una compañía desconocida: Microsoft, y tuvo la tenacidad de ofrecer sus sistema operativo al titán del momento: IBM a cambio de regalías sobre sus licencias y la posibilidad de ofrecerlo a otros fabricantes. La distribución gratuita de cursos por parte de universidades de primera comienza a levantar dudas en los docentes que generan el contenido, y más obvia es, ¿recibiremos ingresos por el material publicado?, es una pregunta valida y que más temprano que tarde deberá atenderse.

En América Latina Wedubox ofrece un modelo de regalías compartidas a tutores que publiquen sus cursos en su portal, su primera convocatoria para docentes excedió todas sus proyecciones logrando más de 20,000 interesados solo en su fase de pruebas beta, indicando el latente interés de la comunidad académica por distribuir su conocimiento y poder obtener unos beneficios, de la misma manera que los autores de textos, arte y música los obtienen, es algo natural.

El ejemplo de Wedubox se acomoda muy bién a la necesidad de crear espacios virtuales, masivos donde converjan masivamente quienes demandan conocimiento, y quienes tienen el mismo, equilibrando ambos jugadores de la manera en que funcionan los mercados, donde los generadores de buen contenido, relevante y actualizados, serán más demandados y recibiran un mayor beneficio que el contenido pobre y de bajo interés, el futuro no es cierto, pero lo que viene como bien lo dice Jhon Henessy director general de Stanford University, es un Tsunami.

Sobre el Autor 

Economista – Pontificia Universidad Javeriana, MBA – INALDE: Cuenta con más de 10 años de experiencia en finanzas, trabajó en los sectores financiero, industria y servicios, en compañías como Petroquímica Colombiana, Mexichem SAB CV, y Grupo Phoenix, ha liderado operaciones de deuda estructurada financiera por más de 250 MM USD en Colombia, Venezuela, México y EEUU así como proyectos de modelación financiera especializada para compañías públicas y privadas. Más recientemente ha trabajado con Whitney Intl University System, en la integración de nuevas Universidades a la red, financiación de su crecimiento y capitalización de oportunidades en Educación Virtual

    Mas acerca de mi en:
  • googleplus
  • linkedin
  • twitter

Written by Jorge E. Borrero A.

Economista – Pontificia Universidad Javeriana, MBA – INALDE: Cuenta con más de 10 años de experiencia en finanzas, trabajó en los sectores financiero, industria y servicios, en compañías como Petroquímica Colombiana, Mexichem SAB CV, y Grupo Phoenix, ha liderado operaciones de deuda estructurada financiera por más de 250 MM USD en Colombia, Venezuela, México y EEUU así como proyectos de modelación financiera especializada para compañías públicas y privadas. Más recientemente ha trabajado con Whitney Intl University System, en la integración de nuevas Universidades a la red, financiación de su crecimiento y capitalización de oportunidades en Educación Virtual

52 posts

9 Pings & Trackbacks

  1. Pingback:

  2. Pingback:

  3. Pingback:

  4. Pingback:

  5. Pingback:

  6. Pingback:

  7. Pingback:

  8. Pingback:

  9. Pingback:

Deja un comentario