Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

Educadores sociales y educadores populares: cercanías y posibilidades en Colombia

Educadores sociales y educadores populares: cercanías y posibilidades en Colombia

Por: Sonia Garcia y Montserrat Sánchez, formadoras en el Centro de Estudios de Psicología Social

sonieta.73@hotmail.com
montserratsan@hotmail.com

Resumen

Las disciplinas de ámbito social en zonas como Iberoamérica están alcanzando cotas de demanda muy amplias debido, por un lado, a su situación política y económica, y por otro, por la demanda social de agentes capaces de implementar proyectos comunitarios. Uno de estos países es Colombia, con un proceso de paz avanzado y unas necesidades sociales que cubrir.

Figuras como el educador social o el educador popular, el psicólogo social o el pedagogo, son demandadas tanto por gobiernos como por entidades que, a pie de calle, necesitan de profesionales cualificados que lleven a cabo acciones sociales de primer orden.

Pero ¿cómo trabajan estos agentes? ¿Qué tipo de acción social implementan? ¿Qué funciones desarrollan y en qué ámbitos? ¿Cualquier persona puede ser educador social o educador popular?

En el presente artículo miramos de desentrañar algunas de estas cuestiones para dar a conocer la realidad social de estos profesionales, la función en la sociedad colombiana y los ámbitos en los que pueden –y deben- llevar a cabo su labor.

Abstract

The disciplines of social environment in areas such as Latin America are reaching levels very large demand due, on the one hand , its political and economic situation, and secondly, the social demand for agents capable of implementing community projects. One such country is Colombia, with a process of peace and progress to meet societal needs.

Figures such as the popular social educator or educator, psychologist or social pedagogue, are demanded by governments and by entities that , at street level, need qualified professionals to carry out social actions of the first order .

But how these agents work? What kind of social action implemented? What features developed and in which areas? Anyone can be popular educator or social educator?

In this article we look to unravel some of these issues to publicize the social reality of these professionals function in Colombian society and the areas in which they can – and must – be done with its work.

________

Educadores sociales y educadores populares: cercanías y posibilidades en Colombia
Educadores sociales y educadores populares: cercanías y posibilidades en Colombia

Ambos actores, los educadores populares y los educadores sociales, tienen prácticas y terrenos que los identifican y vinculan, según la intervención y enfoque, también los pueden separar. Reconociendo las subjetividades que se formaron a lo largo de la historia de esta disciplina, anteriormente narrada es importante observar aquí la figura de los educadores sociales, quienes se caracterizan por orientar sus prácticas en la reflexión pedagógica alrededor de los sujetos víctimas de las problemáticas sociales, pero particularmente los que hacen parte del amplio grupo de los excluidos por efecto de los contextos modernos y hegemónicos. Ellos, a la vez que se definen por sus actuaciones en escenarios sociales y se constituyen en actores políticos al definir una intencionalidad de intervención, a veces de reparación, sustitución, compensación o transformación, vinculan a sus acciones los análisis de las condiciones socioculturales y políticas que las condiciones objetivas de la institucionalidad del poder generan para mantener formas de exclusión y eliminación de grandes grupos poblacionales vulnerables, problemáticos para el ejercicio de un poder que sostiene los prestigios patrimoniales.

En los últimos ejercicios de deliberación de los pedagogos sociales frente a las prácticas de los educadores sociales con sujetos asociados a problemas de uso de drogas, poblaciones afectadas por migraciones políticas y económicas ,entre otros, ha quedado claro que la intervención no es sólo subjetiva o sistémica, sino que incluye una apuesta por la acción política en los escenarios de la inclusión social, económica y política, en la perspectiva de una defensa permanente de los derechos para todos los ciudadanos del mundo, en contextos diversos e inequitativos de globalización.

Este posicionamiento los acerca más a la comunidad de educadores populares quienes parten en su intencionalidad de buscar la transformación de las condiciones estructurales de la exclusión. Por tanto, en la búsqueda de afinidades, los educadores sociales, al igual que los educadores populares, pretenden la formación del sujeto humano en términos de un aprendizaje social que potencie la constitución ciudadana, en busca de armonizar los comportamientos democráticos con las perspectivas de los derechos singulares, para lo cual objetan las políticas que no respetan este principio de justicia, equidad y reconocimiento por la condición de la dignidad de la vida humana y del ambiente que la rodea.

Algunos autores de la pedagogía social han descrito como funciones de los educadores sociales, preventivos y especializados (es decir, que previenen o intervienen en las problemáticas sociales y en las poblaciones marginales) las siguientes:

  • La investigación, planificación, coordinación, gestión, intervención y evaluación de programas y proyectos comunitarios integrados.
  • La dirección, coordinación, gestión, intervención y evaluación de programas e instituciones de protección, observación y reforma de menores.
  • La prevención e integración social en las instituciones dedicadas a las poblaciones con dificultades de socialización.

También se precisa formación académica en estos campos para ubicarse como colaboradores en los equipos interdisciplinarios y como gestores y coordinadores de organismos de servicios sociales que trabajen en la administración local y autonómica del Estado. Ninguna de estas funciones es ajena a un educador popular siempre y cuando la premisa ético política de la orientación para el cambio social, económico y cultural sea consecuente con políticas y prácticas incluyentes.

La diferencia cultivada como disciplina de intervención sobre lo patológico es caldo de cultivo de muchas profesiones, que intentan normalizar la diferencia, o lo que es peor, curar (como si fuera una enfermedad social no estar dentro del marco de la inclusión), pero cuando la reflexión y la intervención sobrepasan lo subjetivo y se encuentran con la macroestructura de lo objetivo, en este desplazamiento necesario para la educación social está su intersección y complemento con la educación popular.

Las problemáticas sociales contemporáneas, urbanas y rurales, nacionales e internacionales, son el campo de estudio y reflexión interdisciplinaria de la Pedagogía social y Educación Social en su dimensión práctica. Violeta Núñez, de la Universidad de Barcelona describe algo similar:

El trabajo del educador social, en los ámbitos de acción educativa especializada, se orienta, pues, a sujetos con dificultades de adaptación que requieran un soporte particular -por los motivos que sean- para integrarse a la red social. Tal tarea abarca diversas categorías de edad, desde menores a tercera edad, y diversas problemáticas: desamparo social, toxicomanías, dificultades del sujeto para circular socialmente de una manera normalizada, cuestiones en torno a la transgresión de la ley, etc.”

Esta profesión realiza sus búsquedas y desde sus planes de estudio combina lo conceptual con la praxis, y producto de esa interrelación y de los resultados en la sociedad, debe seguir autoevaluándose y cuestionándose su hacer. Lograr cambios en las realidades sociales es un reto de la educación social, que sólo se irá alcanzado en la medida que haya evolución en su profesionalización, que además pasa por variables como:

  1. Universidades y centros educativos más comprometidos con su progreso, y que miren el asunto del mejoramiento como inversión y no como gasto.
  2. Pedagogos cada vez más capacitados en una amalgama de fundamentación conceptual y experiencia, que les permita enseñar desde un ejemplo transformativo, que sirve de espejo.
  3. Alumnos que ingresen a estudiar la profesión desde la vocación, y convencidos que desde ella podrán realizar labores humanísticas muy satisfactorias, redundantes en calidad de vida comunitaria.
  4. Unas sociedades y comunidades prestas a escuchar, aceptar, y dejarse seducir para que con un adecuado acople entre sus integrantes, los educadores sociales y la institucionalidad logren avanzar en los cambios soñados.

La educación social va en procura de trascender los escenarios y jerarquías en educación formal e informal, va más allá de la educación en competencias laborales, avanza y se despliega por encima de la educación superior. En esencia, sin descuidar los anteriores ámbitos, ésta permite aportar a esa búsqueda de soluciones y al mejoramiento de las condiciones de hábitat, de bienestar, de calidad de vida, de propiciar insumos que les permitan a los individuos llegar a una madurez social, de aportar con sentido humano y así ser la base de la formación de nuevas sociedades.

Es en este escenario donde CEPS, una organización sin ánimo de lucro, está ofreciendo, de la mano de la Universidad Popular del César, formación en Diplomados de Educación Social y Psicología Social, partiendo de las necesidades y realidad de la sociedad colombiana, con expertos españoles en ambas disciplinas que tutorizan on-line el aprendizaje de los alumnos. Tanto los contenidos como la metodología están basados en las necesidades de estos futuros profesionales del ámbito social que necesitan de formación específica para poder elaborar proyectos, implementar acciones educativas en su comunidad y solventar algunas de las deficiencias sociales que padecen. Además de estos diplomados se ofrecen cursos afines que pretenden complementar esta formación oficial.

En este sentido, los educadores sociales, como unos profesionales idóneos, con esta formación, tendrán que ser muy objetivos y de actitud crítica ante las realidades, políticas e intereses. Desde su conciencia serán los encargados de leer con transparencia y, en lo posible, sin apasionamientos los requerimientos de las personas, sus comunidades y contextos.

Sobre el autor:

Montserrat Sánchez

Twitter: @seraxx

Diplomada en Educación social. Máster en Prevención y Tratamiento de las Conductas Adictivas. Máster en Intervención Criminológica y Victimológica. Amplia experiencia en el ámbito penitenciario, educación de adultos, marginalidad, problemas relacionados con las adicciones. Formadora empresarial en áreas como Recursos Humanos, Gestión del tiempo, Inteligencia emocional, Gestión del estrés, Habilidades directivas, Resiliencia, Gestión de equipos… etc. Actualmente formando parte de CEPS (Centro de Estudios de Psicología Social) donde se ofrecen Diplomados oficiales por la Universidad Popular del César (Colombia) en Educación Social y Piscología Social, además de cursos de formación complementaria relacionada.

3 Pings & Trackbacks

  1. Pingback:

  2. Pingback:

  3. Pingback:

Deja un comentario