Share, , Google Plus, Pinterest,

Print

Posted in:

¿Pueden los Cursos en Línea evitar que los estudiantes hagan trampa?

Por Kayla Webley para Time Magazine.

Kyla Webley aborda una de las preocupaciones latentes cuando se habla de educación virtual: la honestidad, con miles de estudiantes esparcidos por el mundo entero, ¿cómo asegurarse que no exista suplantación, fraude o colaboración no apropiada? son desafíos que los proveedores de MOOCs deben afrontar, Coursera ya excede los dos millones de estudiantes, Wedubox en América Latina (ahora Zalvadora) ha conseguido una base de más de 1,600 creadores de contenido, los grandes números demandan estrategias creativas tanto de control como de acompañamiento, el reto es demandante pero muy atractivo!

Este invierno, cuando Mary Liu se siente a tomar el examen final de un curso por internet sobre la epidemiología y bioestadística, va a hacerlo desde la comodidad de su propia casa. Tendrá 24 horas para completar la prueba, lo que representa el 60% de la nota final de su curso en línea, nadie la vigila para asegurarse de que completara el examen por su cuenta sin la ayuda de cualquiera de sus 50.000 compañeros de clase o Wikipedia. Ni siquiera habrá nada que verifique que es realmente Mary Liu quien está tomando la prueba y no, por ejemplo, un amigo o un familiar. “Es una cuestión, mas que todo, de honor”, dice Liu, una profesora de secundaria en Cambridge, Massachusetts. Ella es digna de confianza, pero por otra parte, es el mismo año en que Harvard enfrenta un escandalo por fraude masivo, en el que cualquier persona con un modem puede crear usuarios y acceder a páginas como wetakeyourcourse.com, ¿Se puede estar realmente seguro de la honestidad?

Todo esto es importante ya que si Liu aprueba su examen se graduara de este curso postgrado gratuito en Harvard a través de EdX (la plataforma de aprendizaje en línea fundada en Masachusetts), uno de los proveedores líderes en cursos en línea abiertos masivos o MOOCs, se le otorgará 7,5 horas de crédito, que su distrito escolar ha acordado aceptar como una forma de desarrollo profesional que puede ayudarle a ganar un salario más alto. Liu podría estar entre los primeros estudiantes a nivel nacional en convertir estos cursos gratuitos por internet en créditos universitarios reales. Pronto este numero de estudiantes crecerá de manera exponencial.

impostor

La semana pasada, el Consejo Americano de Educación (ACE), una organización basada en la educación superior que representa a los presidentes de universidades, con base en Washintong, anunció que se estaría utilizando una donación de la Fundación Bill y Melinda Gates para comenzar a evaluar un puñado de cursos de Coursera, un proveedor MOOC’s que lanzó en Abril, para ver si son dignos de crédito universitario.

ACE, que tiene registradas mas de 1.800 universidades como miembros, se aplicará el mismo método de evaluación que ha utilizado durante años para evaluar otros programas de formación no tradicionales, como los ofrecidos por los militares o en el mundo corporativo. Se espera que EDX, co-fundada por MIT y la Universidad de Harvard en mayo, cree un acuerdo similar con ACE pronto, y el 18 de noviembre anunció alianzas con dos universidades públicas que implementaran clases EdX a sus planes de estudio.

Pero mientras la posibilidad de utilizar estas clases gratuitas para llegar a obtener un diploma universitario es una gran noticia para estudiantes con problemas económicos, los MOOCs representan un desafío para los proveedores de educación superior. “Tenemos que estar seguros que los estudiantes que tomen estos cursos, sean quien dicen ser en realidad y que cumplieron con todo el crograma” expresó el presidente de EdX Anant Agarwal. “ese es un verdadero desafío para los MOOCs”

Desde el principio, los proveedores MOOC han luchado con el problema de hacer trampa. En agosto, varios profesores de cursos Coursera se quejaron de varias formas de hacer trampa en sus clases. Algunos estudiantes habían plagiado ensayos, algunos habían colaborado ilícitamente en exámenes, algunos habían publicado las soluciones a las preguntas del examen en línea o a través de e-mails con respuestas a sus compañeros de clase.

En respuesta a esto, Coursera, que tiene casi tres docenas de socios, entre las mas reconocidas universidades, estableció un código de honor, en el que cada vez que los estudiantes presenten los exámenes, tendrán que marcar la casilla que dice: “En conformidad con el Código de Honor, certifico que mis respuestas aquí son de mi propio trabajo, y que he reconocido adecuadamente todas las fuentes externas (si las hay) que se utilizaron en este trabajo. “La compañía también está trabajando en la integración de software AntiPlagiarism. “Vimos que teníamos que hacer un mejor trabajo al comunicar a los alumnos lo que se considera aceptable en el nivel académico”, dijo Andrew Ng, profesor de Stanford y uno de los co fundadores de  Coursera. “Pero yo no sé si los casos de fraude y plagio son más altos o más bajos en nuestros cursos en línea, en comparación con el habitual en los campus de clase tradicionales, donde todos sabemos las trampas que se presentan allí también”.

Charles Severance, un profesor de la Universidad de Michigan, quien enseña el curso Historial de Internet, Tecnología y Seguridad en  Coursera, tenía curiosidad por saber cuántos estudiantes estaban haciendo trampa en la clase en línea gratuita. Para resolver esto, creó un examen que tenía múltiples respuestas acertadas y alrededor de 60.000 formas distintas de ganar una puntuación perfecta.

Debido a que las respuestas acertadas eran múltiples y en clave, cada uno de los estudiantes podrían ser rastreados por separado durante el período de examen de dos semanas. El logró monitorear a los 6.000 estudiantes que tomaron el examen (de los 48.000 matriculados en el curso) para ver si iban a compartir las respuestas. De los 6.000 estudiantes, el análisis Severance concluyó que era muy probable que 20 podían haber hecho trampa; un detective adicional le llevó a determinar que el engaño había sido bastante principiante e inexperto.

Diez estudiantes parecían haber pedido ayuda durante el examen a través de un programa de chat, mientras que otras 10 personas parecían haber compartido respuestas vía e-mail. Pero tomó el pequeño número de tramposos como una buena señal. “Es es sorprendentemente bajo si se piensa en ello”, dijo Severance. “Las técnicas via e-mail de enviar las respuestas o colectivamente completar el examen en una sala de chat –cualquiera podría pensar en eso. No es difícil en absoluto “, dijo. “Y no hay nada, técnicamente, que pudiésemos hacer para que dejen de hacerlo”.

Pero si un pequeño número de estudiantes estaban dispuestos a hacer trampa en un curso que sólo ofrece un certificado – en lugar de un crédito universitario – al finalizar, ¿qué va a pasar cuando hay mucho más en juego? La concesión de crédito, Severance expresó, “Aumentará la motivación para hacer trampa”.

Más trampa solo significa que los  MOOCs tendrán que desarrollar nuevos trucos para verificar la identidad y erradicar el plagio y la colaboración ilícita. Tanto EdX y Udacity, un proveedor rival de cursos MOOC, que fue fundada por el ex profesor de Stanford Sebastian Thrun en Enero, se han asociado con Pearson para ofrecer ??exámenes finales supervisados. Pero aunque Pearson cuenta con más de 450 centros de exámenes en 110 países, con estudiantes en  clases en línea, muchos de los cuales viven en zonas rurales, asistiendo a un centro de pruebas para el examen final, es una medida anticuada.

Algunas opciones prodigiosas sobre la mesa incluyen un sistema de “procurador remoto”, actualmente en desarrollo por Coursera, en la que los estudiantes ponen su pasaporte u otra identificación ante a sus webcams y comienzan a tomar la prueba, un supervisor humano en algún lugar del mundo los observa. Esto no evitaría del todo el posible engaño – ¿Qué hay si un amigo esta fuera del rango de visión de la camera y esta articulando las respuestas? – Pero el “procurador remoto” podría tener un efecto convincente. El Instituto de Tecnología de Georgia, que recibió una distinción de la Fundación Gates para desarrollar tres MOOCs nivel introductorio, está considerando la incorporación de procesos de alta tecnología de autenticación para estos cursos, incluyendo escáner de retina y el software de reconocimiento facial.

Pero tomar medidas enérgicas contra los posibles tramposos no sólo resultan costosas, podría también limitar la intención original de los cursos MOOCs, que era ofrecer oportunidades educativas para todos, por el simple hecho de aprendizaje. “No es necesariamente ideal”, dijo Andrew Ng de Coursera. “Pero el mundo parece estar moviéndose hacia la prueba basada en la concesión de créditos”.

Severance concuerda con Ng. Le preocupa que el diseño de cursos con trampas en mente hará que los MOOCs pierdan demasiado de su apertura. “No podemos enloquecer demasiado loco con el tema de hacer trampa”, dijo. “Tenemos que aceptar el hecho de que no podemos hacer de esta experiencia algo inpenetrable, mientras mas lo intentemos, se afectará la intención original de educar. Hacer trampa no es algo que se puede erradicar. “

Sept 2012

Articulo original en Inglés: http://nation.time.com/2012/11/19/mooc-brigade-can-online-courses-keep-students-from-cheating/

Sobre el Autor 

Economista – Pontificia Universidad Javeriana, MBA – INALDE: Cuenta con más de 10 años de experiencia en finanzas, trabajó en los sectores financiero, industria y servicios, en compañías como Petroquímica Colombiana, Mexichem SAB CV, y Grupo Phoenix, ha liderado operaciones de deuda estructurada financiera por más de 250 MM USD en Colombia, Venezuela, México y EEUU así como proyectos de modelación financiera especializada para compañías públicas y privadas. Más recientemente ha trabajado con Whitney Intl University System, en la integración de nuevas Universidades a la red, financiación de su crecimiento y capitalización de oportunidades en Educación Virtual

    Mas acerca de mi en:
  • googleplus
  • linkedin
  • twitter

Written by Jorge E. Borrero A.

Economista – Pontificia Universidad Javeriana, MBA – INALDE: Cuenta con más de 10 años de experiencia en finanzas, trabajó en los sectores financiero, industria y servicios, en compañías como Petroquímica Colombiana, Mexichem SAB CV, y Grupo Phoenix, ha liderado operaciones de deuda estructurada financiera por más de 250 MM USD en Colombia, Venezuela, México y EEUU así como proyectos de modelación financiera especializada para compañías públicas y privadas. Más recientemente ha trabajado con Whitney Intl University System, en la integración de nuevas Universidades a la red, financiación de su crecimiento y capitalización de oportunidades en Educación Virtual

52 posts

10 Pings & Trackbacks

  1. Pingback:

  2. Pingback:

  3. Pingback:

  4. Pingback:

  5. Pingback:

  6. Pingback:

  7. Pingback:

  8. Pingback:

  9. Pingback:

  10. Pingback:

Deja un comentario